jueves, 13 de julio de 2017

La estación del tren

Lucía en el Sexo, Frases de amor, Estación del tren


Un día pensé: ¿qué pasa si lo veo con su nueva novia? una parte de mí, aseguraba que, para ese entonces, ya no habría secuelas de ese amor. Otra, un tanto insegura, afirmaba que me ayudaría a entender que no habría un futuro entre los dos.

Pasaron semanas y esos pensamientos angustiantes se fueron disipando. Llegó el día de mi consulta en la clínica, intenté llegar lo más puntual posible, así que opté por tomar el tren. Dieron las 5:45 PM y yo ya estaba bajando las escaleras para la salida de la estación. Entre todas las personas que cruzaban, vi subir a un hombre acompañado de una mujer.

Su cabello rizado y sus ojos marrones, me llamaron la atención, era mi ex y su nueva novia, de los que tanto había pensado hace un tiempo. Me detuve en el escalón, él también junto con ella. Fueron segundos, pero las piernas me comenzaron a temblar y las manos me sudaron de inmediato, solté una sonrisa nerviosa y Agus solo me miró con consuelo para luego seguir con su camino.

Bajé apresuradamente, mientras los ojos se me llenaban de lágrimas y el corazón me palpitaba como queriendo saltar de mi misma. Los recuerdos de nuestro pasado me invadían todos los hemisferios. Lloré, no me contuve hasta llegar al paradero del metro, guardé el libro que tenía en las manos, saqué mi pañuelo, cerré mi cartera y me tapé el rostro con fuerza. Respiré desde lo más hondo de mi ser, inhalé mi pasado y exhalé mi presente. –Ya lo viste, ¿ahora entiendes que ya no van a regresar? - me dije mientras caminaba mirando al cielo.
La premonición de lo que imaginé sucedió, no como lo esperé, todo al revés, pero pasó. Sin embargo, en ese momento sabía que algo en mí acababa de cerrarse. Las puertas de mi esperanza se opacaron por completo. Sus promesas terminaron por romper todo contrato con mi amor y comencé a soltar.

Esa tarde, no llegué a mi cita médica, sentí que necesitaba caminar para expectorar los residuos de él que quedaban en mí. Caminé mucho, como recogiendo mis pasos junto a Agus. Terminé por eliminar mucho pasado, mucha historia, muchas expectativas y cuando por fin lo acepté, empecé a mirarlo otra vez como a cualquier hombre. Más no, como al ‘amor de mi vida’.



lunes, 10 de julio de 2017

Luna

Luna, Frases de amor, Blog



Hace unos días, alguien me preguntó si había perdido a alguien que realmente me importara, todo a raíz de enterarnos de la muerte del esposo de una amiga. No, respondí de inmediato, porque me detuve en pensar qué es realmente “perder” a una persona. 

En mi mente fui armando una mezcla de historias, de personas que entraron en mi vida, que se fueron, otras que importaron, hoy que siguen, otras que no. Entonces pensé que las personas que amo, están con vida –gracias a Dios- y que no se trata de estar cerca de ellas –necesariamente- se trata que aún a lo lejos, guardes los mejores deseos para ellos al pensarlos. Que con solo recordarlos, remontes en tu memoria gratos momentos. Entendí lo importante que es recordar a mis padres -sobre todo- lo agradecida que estoy con ellos.



-No, no sé qué es perder a alguien que amas- le dije.


martes, 4 de julio de 2017

Diario de Lucía | Invierno



Hace cuatro meses que vivo sola, la experiencia va siendo como un aprendizaje diario y cada vez que intuyo que algo va mal, voy a la página uno de este diario para releer aquellas “normas” que escribí sobre lo que deseo en esta etapa de introspección mágica. 

Algunas de estas reglas me las sé casi de memoria, pero hay otras que había olvidado y otras cuantas, que me enorgullecen haberlas cumplido. Desde que llegué a mi nuevo hogar, me planteé la idea de no exigirme, de darme tiempo para todo, pero sin presiones. Que limpiar la casa no sea una obligación, pero si algo necesario, que debía de cambiar el hábito de irme a dormir viendo tele y que era mejor hacerlo leyendo, que tenía que hacer más comida casera y menos comida de afuera. 

En estos casi 120 días de mudada, descubrí muchas cosas en mí, una de ellas es que amo cocinar. Es increíble la evolución que hubo en mí desde que ya no hay nadie más que lo pueda hacer, antes era un “deber” más que una pasión, ahora llegar a casa y tener hambre es placentero. Escribo en mi libreta de notas, recetas para hacerlas en mis días libres, veo vídeos sobre platos que antes se me hacían casi imposibles siquiera pensar que lo podía hacer. Ahora, los fines de semana son como una cita, el delantal floreado y la luz tenue de mi cocina, es mi lugar romántico. 

El universo nos sorprende, con cada cambio y de cada temor nos demuestra de qué somos capaces para evolucionar y ser mejores. 



lunes, 3 de julio de 2017

El chico práctico y su amigo fiel

chico practico, historia de perros, cuentos de perros, relatos de perros, amigo fiel


Érase una vez así un mundo donde los malos sentimientos estaban ocupando mayor espacio en el corazón de los humanos y el rencor se hacía llamar parte del amor.
Aquí mismo, vivía un chico de apariencia dura y frívola, de prendas cómodas y livianas, ligeramente amable pero a la vez distante. Algo así como un “chico práctico”, como algunos le decían.
El chico práctico nunca paraba solo, siempre tenía a su costado a su amigo, casi siempre en silencio ambos caminaban. La misma ruta tenían todos los días, algunos más cansados que otros. Pasaban juntos varios veranos, otoños, inviernos y primaveras pero era tanto la amistad y la buena compañía mutua que sentían que no se les veía separados. Por el contrario, al verlos pasar se podía sentir su unión.
¿Pero por qué el chico práctico solo tenía un amigo? Él se tomaba la vida muy ligeramente como el viento que flameaba sus cabellos; quizá sería que él se alejaba de personas o cosas que no le hacían bien, quizás era que después de un día agitado solo buscaba una amistad sinceramente silenciosa.

Algunas veces se le veía al chico práctico tener conflictos en el lugar donde vivía, pero si aparentemente este era un hombre con una filosofía de vida sencilla, ¿por qué no lo demostraba con todos y no solo con ese amigo?

Tuvo que ser un día cuando se escuchó por fin que el chico práctico tenía una rencilla con su mejor amigo, él le reclamaba al pequeño porqué no tuvo cuidado al cruzar la pista, con una muestra de preocupación pero acompañado de enojo. A diferencia de lo ofuscado que el chico práctico se mostraba, su amigo, se veía más bien asustado y arrepentido. Al poco rato,  se vio a lo lejos del parque que su amigo sin ánimos de tener conflicto alguno, se le acercó con una pelota al hombre para jugar y olvidar lo que había sucedido. Así de inmediato, se olvidaron del incidente y siguieron la misma ruta por muchos años, uno al lado del otro, cuidando de ambos y como siempre en silencio pero con mucho amor de por medio.

El chico práctico había buscado huir de problemas humanos, es por eso que eligió como su fiel compañero a este perro que lo llamó ringo, para que lo acompañase sin decir nada, sin reclamo alguno, sin que este le exprese quizás alguna queja, pues él solo buscaba amor y paz. Lo encontró en un perro, en un animal que no tiene rencores, que no hay necesidad de perdón, de engaños, si no que te entregan fidelidad absoluta y quizás en cambio solo piden un amor durante los cortos años de vida que ellos tienen.


En un mundo con tanto amor sin valores, el amor de animales puede ser un reemplazo.  Una salida. Un modo de aprendizaje. ¿Quién te entrega su amor sin pedir nada a cambio? ¿Quién se queda a tu lado, a pesar que no seas un buen humano? ¿Quién te acepta como eres sin decir nada? Quizá su misión en la vida de estos compañeros sea enseñar a humanos, como al chico práctico, la importancia de amar sin rencor alguno y que un enojo puede pasar rápido para volver al juego de la vida.